Las 66 horas de Nile en la épica victoria de Playa Girón


Héctor Niles Olaguiber, combatiente de Playa Girón.

Hola Gente!!! ¿Conocen ustedes a Héctor Niles Olaguiber?, pues además de ser un hombre de pelo en pecho, como decimos por acá, es pariente cercano de los autores de GentedelB@rrio, nada, un guiño a la familia, pero a la familia revolucionaria que por estos días de abril rememora la epopeya de Girón y Nile, el pariente, estuvo allí para contarnos hoy.
Era el 17 de abril de 1961. Comenzaron a correr las horas que afianzarían la convicción de Héctor Nile Olaguiber, quien con 18 años de edad se enfrentó al enemigo en las arenas de Playa Girón.
La misión era defender la Revolución Socialista, proclamada el 16 de abril de 1961 en el entierro de las víctimas del bombardeo a los aeródromos de Ciudad Libertad, San Antonio de los Baños y Santiago de Cuba y enfrentar la invasión mercenaria ocurrida esa madrugada.
«En la noche, cuando pasamos por Jagüey Grande el pueblo estaba a ambos de la carretera y nos gritaba denle duro, reviéntenle los c…… (…), recuerda mi interlocutor de 73 años.
«Llegamos al Central Australia a las siete de la mañana del día 18 de abril y pasadas las 12 del mediodía el capitán Fernández  (José Ramón) nos ordenó abordar la guagua para salir rumbo a Girón, al pasar por Pálpite los ranchos de guano y hornos de carbón ardían por las bombas enemigas», relata al tiempo que su rostro se va transformando.
Nile era uno de los jóvenes que se formaba en la Escuela de Responsables de Milicias de Matanzas, bajo el mando de José Ramón Fernández. Esa era una de las unidades más entrenadas y por su proximidad al punto escogido por el enemigo para desembarcar, participó en la epopeya.
Cita la historia que el ejército cubano se hace con el control de Playa Larga ese 18 de abril.
«En la entrada de Playa Larga, enfatiza, vi parte de un cuerpo humano. Allí estaban los caídos del Batallón 339 de Cienfuegos, el primero que chocó con los mercenarios.  Ayudamos a recoger los cadáveres, muchos de ellos con tiros de gracia, eso en realidad me afectó, relata.
«Ya en la playa vimos que el Houston estaba echando humo».
Refiere la historia que los pilotos pusieron fuera de combate, solo en el “Houston”, un batallón completo de mercenarios y le causaron a los invasores numerosas bajas en el “Río Escondido”, su flota completa se fugó.
«Llega Fernández y nos trasmite la orden del Jefe (Fidel) de tomar Girón a las seis de la tarde, porque el enemigo ya estaba totalmente desmoralizado».
De Playa Larga a Girón hay 39 kilómetros (km) y de Playa Larga a Punta Perdiz 20 km. Yo viajaba en la primera guagua.
Ese mismo día en horas de la tarde, a la altura de Punta Perdiz, el Batallón del pariente fue atacado con cohetes, ametralladoras y bombas de napalm por una escuadrilla de B – 26 que les causó grandes bajas.
«Nos cogieron de sorpresa. Yo era el único que iba de pie. El primer bombazo lo recibió un tanque que iba a la vanguardia. Momento en que yo grito ¡avión! y me tiro de la guagua. El tanque esquivó el impacto con un giro a la derecha.
«Caí boca bajo en la rampa, en ese momento recordé que era la posición recomendada en la escuela.
«Los aviones venían con ametralladoras 50, una a cada lado, los tiros me picaban cerca, me dije el próximo es para mí. Cuando pasó me viro para tirarle a la cola del avión, pero mi fusil no tiró… ¡cómo se me va a joder este tipo aquí compadre!
«Un compañero me grita, ¡Nile mira, tu cargador aquí! Entonces corrí a protegerme en unos manglares.
«De pronto veo a un hombre en llamas que corría gritando ¡Viva Fidel! ¡Patria o Muerte! Era mi primer jefe de la milicia. Los compañeros intentaban apagarlo en vano, en cuanto le daba el aire se volvía a prender, lo montaron en un transporte y se lo llevaron.
«Mi guagua fue impactada por una bomba de napalm. Todo el que se metía en el agua, era por gusto.
«Allí cayó achicharrado abrazado a su arma el único morterista que llevábamos en el Batallón, él era del 117, de apellido Galarraga (Enrique Galarraga Rodríguez de 23 años) —hace una pausa— yo te digo que eso nunca se me va a olvidar.
«Cuando estábamos recogiendo a los muertos pregunté por uno que había caído con los ojos abiertos y aparentemente intacto, cuando lo viré le faltaba la mitad de la cabeza. Horrible, él Jefe (Fidel) estaba vola´o, gritaba malas palabras.
«Pero a pesar de las adversidades llegamos a Girón a las dos de la madrugada del 19, hacía frío, y nos tiramos a dormir.
«Me despiertan los gritos. ¡Mataron a Nile! Yo no sabía que tenía la camisa manchada de sangre en la espalda. Me levanto y digo hay otro Nile aquí. Me revisaron y era un rasguño, fue resultado de las piedras levantadas por aquellas ametralladoras del avión, que me picaron cerca.
«Como a las tres de la tarde Fernández pregunta por el guía del Batallón, yo me presentó ante él en mi nueva misión, y me indica que transmita a mis jefes que debían entrar a Girón y me dije “esta no me la pierdo yo, no me quedo aquí», refiere y parece revivir aquel instante.
«Nos entregaron 120 balas de reserva, como en Pálpite nos quitaron la mochila, envolví las balas en un pañuelo. Cuando estábamos en el manglar nos mandaron a regresar porque los barcos Trollers americanos estaban en la costa recogiendo a su gente para irse echando.
«La bala era para mí, asegura, alguien me llamó y respondí pero en ese instante se me cayeron las balas del pañuelo y me agacho, quien recibió la bala mortal fue Mandina (Reinaldo Mandina Naranjo de 22 años) que estaba al lado mío.
«Cuando salimos a Girón, se sumó la artillería, y comenzamos a tirar a los barcos. A las cinco y 30 de la tarde tomamos Girón».
En solo 66 horas lograron la épica victoria, las manos y los labios le tiemblan. Prolonga el silencio y tras un esfuerzo balbucea.
«Fue emocionante y triste a la vez la noticia del triunfo. Tenía una fuerte apretazón en el pecho, Mandina había caído recientemente a mi lado y a mi jefe de milicia lo vi arder como una antorcha humana 24 horas antes …», los recuerdos provocan el llanto esta vez como entonces.

Anuncios

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s