Raúl Castro: «Hemos venido aquí a cumplir el mandato de Martí con la libertad conquistada»


Raúl Castro en la Cumbre de las Américas. Foto: TeleSur

Hola Gente!!! Como ya sabes, la Cumbre de las Américas que tiene lugar en Panamá está generando mucha expectativas. Hoy los presidentes de las naciones participantes discursaron sobre las inquietudes políticas, económicas y sociales que aquejan a sus pueblos, al tiempo que expusieron, además, experiencias positivas que aunan a los pueblos. También se habló de historia, de amenazas imperiales, pero sobre todas las cosas, prevaleció la intención marcada de la Unidad Latinoamericana, bajo los principio de la dignidad.
Le sugerimos leer este material publicado hoy en el diario Juventud Rebelde que reseña las palabras de nuestro presidente Raúl Castro Ruz, quien manifestó el orgullo de los cubanos por pertenecer a nuestra América, y de servirla y honrarla; elogió la disposición de Barack Obama de trabajar por la derogación del bloqueo y por la eliminación de Cuba de la lista de países terroristas y ratificó el apoyo absoluto a Venezuela
«Hemos venido aquí a cumplir el mandato de Martí con la libertad conquistada», aseguró el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro, el intervenir en la VII Cumbre de las Américas, donde aseguró que estamos orgullosos de nuestra América, y de servirla y honrarla.
Con un ineludible repaso histórico sobre las agresiones que durante dos siglos ejecutó, organizó y financió el gobierno de los Estados Unidos contra los países de América Latina y el Caribe, especialmente contra Cuba, inició su esperado discurso en la VII Cumbre de las Américas el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros General de Ejército Raúl Castro Ruz.
Al inicio de su discurso, el mandatario cubano señaló, en broma: «ya era hora de que yo hablara aquí por Cuba».
Raúl agradeció la solidaridad de todos los países de América Latina y el Caribe, la que «hizo posible —dijo— que Cuba participara en pie de igualdad» en la VII Cumbre de las Américas, la cual reúne a Jefes de Estado y Gobierno y altos representantes de los 35 país independientes del continente americano.
Raúl recordó que desde inicios del siglo XIX la política de Estados Unidos hacia Nuestra América se basó en la llamada Doctrina del Destino Manifiesto (la de América para los americanos —los yanquis), y para Cuba la de la «fruta madura», sobre la gravitación inevitable de Cuba hacia la «unión americana», es decir la anexión del archipiélago por parte de Estados Unidos.
Subrayó que las guerras de conquista y las intervenciones expansionistas fueron la guía del país norteño hacia la región.
Recordó que Martí —quien organizó la Guerra de 1895, la Guerra Necesaria, y creo el Partido Revolucionario Cubano para conducirla y fundar una república con todos y por el bien de todos, para alcanzar la dignidad plena del hombre— se consagró al deber de impedir a tiempo, con la independencia de Cuba, que los Estados Unidos se extendieran por Las Antillas y cayeran sobre las tierras de Nuestra América.
Raúl también pasó revista a la historia de la intervención de Estados Unidos a Cuba en 1898, cuando los mambises tenían prácticamente ganada la Guerra de Independencia. Entraron como aliados y se apoderaron del país como ocupantes, señaló.
Recordó que a seguido impusieron la Enmienda Platt, que autorizaba a Estados Unidos a intervenir militarmente en Cuba, a entrometerse en nuestros asuntos internos, y a establecer la Base Naval de Guantánamo, que aún usurpa.
Rememoró que en los años de la república neocolonial, Estados Unidos intervino dos veces en Cuba y apoyó crueles dictaduras, como mismo hizo en la región, incluyendo el golpe de Estado que hace 13 años se produjo en Venezuela contra el presidente Hugo Chávez.
Durante su discurso en la VII Cumbre de las Américas, Raúl expresó que el primero de enero de 1959, a 60 años exactos de la entrada de los yanquis en La Habana, triunfó la Revolución Cubana.
El 6 de abril de 1960, apenas a un año del triunfo —dijo—el Departamento de Estado de Estados Unidos emitió en un memorando el concepto del bloqueo y de sus objetivos, que eran sumir en la miseria al pueblo cubano, provocar hambre, desesperación y así provocar el derrocamiento del Gobierno.
Al pasar revista a la resistencia del pueblo cubano durante más de 55 años, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros expuso que el 77 por ciento de la población cubana nació bajo los rigores del bloqueo.
Sin embargo, señaló, «nuestras convicciones patrióticas prevalecieron. «Eso sucede, dijo, cuando se hostigan los procesos revolucionarios de los pueblos. El hostigamiento trae más revolución, la historia lo demuestra».
«Hasta hoy el bloqueo económico, comercial y financiero se aplica en toda su intensidad, de modo que le provoca daños y carencias profundos al pueblo cubano», reafirmó el General de Ejército Raúl Castro.
El bloqueo —insistió—, constituye un obstáculo esencial para el desarrollo de nuestra economía. Es una violación del derecho internacional y su alcance extraterritorial afecta los intereses de todos los Estados. No es casual que durante tantos años el voto haya sido casi unánime en la ONU a favor de Cuba, dijo.
Mientras exista el bloqueo, que por acuerdos posteriores se codificó con una ley en el Congreso de Estados Unidos, que el presidente no puede modificar, habrá que seguir luchando y apoyando al presidente Obama en su intención de liquidarlo, apuntó.
Una cuestión es establecer relaciones diplomática y otra, muy distinta, eliminar el bloqueo. Por eso les pido a todos apoyar esta lucha, significó.
Una vez más Raúl ratificó la disposición de Cuba al diálogo respetuoso y a la convivencia civilizada de Cuba con Estados Unidos, dentro de nuestras profundas diferencias.
«Aprecio como un paso muy positivo la reciente declaración de Obama de que se esforzará por eliminar a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo, en la que nunca debió estar. Sí hemos realizado actos de solidaridad con otros pueblos que pudieran considerarse como tal, cuando estábamos acorralados y arrinconados hasta el infinito. Solo había una alternativa: rendirse o luchar, y ¡ya saben las que escogimos con el apoyo de nuestro pueblo!
Porque ¿quién puede pensar que se puede obligar a todo un pueblo a que se sacrifique para subsistir y para ayudar a otros pueblos? ¿Quién los puede obligar a votar por el Socialismo, al que respaldaron con 97,5 por ciento de los votos?»
«Resulta que aquellos que hemos sido considerados terroristas hemos sido quienes hemos puesto los muertos.
3 478 muertos y 2 099 discapacitados de por vida. ¿De dónde venía el terror? ¿Quiénes lo provocaban? Algunos han estado estos días, incluso aquí por Panamá, como el asesino del Che», denunció Raúl, quien reconoció que «Obama no ha tenido ninguna responsabilidad con nada de estos, sí los diez que le antecedieron. Tengo la sensación de que es un hombre honesto, admiro su origen humilde. Creo que su forma de ser obedece a ello».
«Pido disculpa al presidente Obama y a los otros presidentes por expresarme así. A mí la pasión se me sale por los poros cuando de la Revolución se trata.
«Por nuestra parte continuaremos enfrascados en el proceso de actualización del Modelo económico cubano, para perfeccionar el socialismo, avanzar hacia el desarrollo y consolidar una Revolución que se ha propuesto conquistar toda la justicia para nuestro pueblo».
El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros cubano, en su comparecencia reconoció como positivo que el presidente estadounidense Barack Obama reconociera que la República Bolivariana de Venezuela no constituye amenaza para Estados Unidos.
Raúl exigió que se derogue las sanciones contra el hermano pueblo venezolano, cuya unión cívico-militar constituye una fortaleza que debe reconocerse como legítima. Asimismo aseguró que Cuba conoce muy bien al pueblo bolivariano, no porque esté allí presente con la ayuda que el mundo sobradamente conoce, sino porque la nación suramericana ha sido víctima, al igual que Cuba, de múltiples agresiones de quienes no soportan las transformaciones revolucionarias acaecidas en ambos países.
Asimismo Raúl manifestó el apoyo a la lucha del pueblo argentino para recuperar territorios escamoteados, entre ellos las Islas Malvinas, así como la defensa de este país por su soberanía financiera.
El Presidente cubano proclamó su apoyo a Ecuador en su lucha contra la voraz intervención de algunas trasnacionales que dañan el ecosistema y profana los intereses y cultura de los pueblos originarios.
Raúl reconoció el esfuerzo de la presidenta de Brasil, Dilma Rousselff, por desarrollar políticas que sacan de la miseria a millones de brasileños.
Con énfasis el presidente cubano declaró el apoyo del gobierno y pueblo cubanos a la lucha de Puerto Rico por lograr su independencia, un reclamo que se defiende en el Comité de Descolonización de América Latina, pero que precisa del apoyo de todos los países.
Raúl manifestó su admiración por el pueblo haitiano y su lucha por salir adelante, luego de los lastres que dejaron en este país caribeño la esclavitud y el colonialismo, así como las adversidades a que ha sido sometido por las fuerzas de la naturaleza.
Recordó la reflexión que hiciera el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, acerca de las causas fundamentales de la pobreza, resultado, según Fidel, de la conquista y saqueo de las potencias coloniales, el surgimiento del imperialismo y las guerras sangrientas.
Recordó que Cuba ha luchado por los pobres y enfermos, los niños desamparados, hambrientos y explotados que constituyen mayoría de la población mundial.
Conminó a practicar la tolerancia y vivir en paz como buenos vecinos. Dijo que podemos, tanto los del hemisferio norte como los del sur, luchar unidos contra las drogas y terrorismo, construir hospitales y escuelas, proporcionar empleo y erradicar la pobreza.
Raúl destacó la labor desplegada por los 65 000 cooperantes cubanos en 89 países, a los que se suman los que han enfrentado el ébola.
Pese a las carencias seguimos la divisa de compartir lo que tenemos, señaló el mandatario, y añadió que si con escasos recursos la Isla ha podido, cuánto no se podría  hacer con la unidad de todo el hemisferio.
Dijo que Cuba aún siendo un país pequeño y desprovisto de recursos naturales, ha podido alcanzar la plena participación ciudadana.
Raúl dio gracias a Fidel y al pueblo cubano, y reconoció los garantes de la sociedad cubana, que ha conquistado un sistema de seguridad social, salud, educación, en igualdad de oportunidades, y el pleno ejercicio de sus derechos.

Fuente: Juventud Rebelde

 

Anuncios

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s