Una GentedelBarrio «imperfecto», pero agradable


 

Benito Gambino, el chofer de la Yutong en momentos que alegraba con imitaciones a los viajeros. Foto Gerardo Mayet.

Benito Gambino, el chofer de la Yutong en momentos que alegraba con imitaciones a los viajeros. Foto Gerardo Mayet.

Hola Gente!!!! Les contamos que de regreso a la Isla de la Juventud desde la provincia de Pinar del Río tuvimos una experiencia inolvidable, al principio pensamos que sería uno de esos viajes desagradables y aburridos cuando Benito Gambino, el chofer de la Yutong 735 de la Terminal de Ómnibus de La Habana, se paró en el pasillo de la guagua y dijo con tremendas «malas pulgas»: Fíjense lo que les voy a decir, aquí hay un reglamento y tenemos que cumplirlo. Nada de comida dentro del ómnibus, ni paquetes en los pasillos, ni en la parte de arriba que está en muy mal estado. Entendieron???
Ese fue el preludio. Las caras de nuestros compañeros de viaje demostraban contrariedad y descontento. «Tremendo pesa´o (insoportable)», escuché exclamar —bajito— a uno de los pasajeros a nuestras espaldas; otro más delante susurró a su compañera: «eso es bla, bla, bla, después monta a pila de gente (muchas personas) pa´echarse (para meter) un barito (dinero) al bolsillo».
Mientras el ómnibus adelantaba kilómetros hacia el puerto de Batabanó, provincia de Mayabeque, el supuesto «imperfecto» de Gambino, recorría puesto por puesto para cobrar el pasaje correspondiente a esa ruta y mientras más caminaba pasillo adentro, más se introducía en las gentes; conversaba como si nos conociera de siempre, como si supiera que estábamos cansados, locos por llegar y necesitados de un viaje agradable.
De pronto todo cambió. Empezó a hablar de música al tiempo que colocaba en la reproductora de la Yutong uno de sus CD con canciones de la década, baladas en inglés de antaño…, pero lo que nadie se esperó fue que Benito Gambino, el chofer y supuesto «imperfecto» se levantara y empezara a imitar a los cantantes para levantarle el ánimo a todos.
Bailó, cantó, hizo chistes… siempre sin descuidar el reglamento que con tremenda seriedad nos instó a respetar dentro de su guagua. Tremendo sentido de pertenencia, quizás con 10 como Gambino, las Yutóng no estarían tan deterioradas. Y del comentario de que subirían otros pasajeros de la calle, NADA.
Una señora que viajaba a nuestro lado, cuando estaba en la cola para rectificar su boleto con destino a la Isla de la Juventud exclamó —y creemos que le salió del alma— «este ha sido el mejor viaje de mi vida».
A Benito no le bastó hacernos agradable la hora y media que dista el recorrido desde la Terminal de Ómnibus de La Habana hasta Batabanó, sino que entró al salón de última espera, donde casi nunca se pasa bien, para desearnos una feliz travesía y hasta consejos para la buenaventura dejó. Nada, que la Gente del Barrio, en este caso de Cuba, es así, jodedora pero respetuosa y solidaria. Como debe ser!!!

Anuncios

2 pensamientos en “Una GentedelBarrio «imperfecto», pero agradable

    • Relamente fue un viaje genial, imagínate que estábamos destpiertos desde las tres de la madrugada,el viaje a La Habana en el carrito incómodo, la espera en la terminal que siempre desespera, en fin… y ese hombre realemente nos hizo el viaje muy grato.

      Me gusta

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s