Así es la @GentedelBarrio


katamarán Río Júcaro que traslada a la GentedelBarrio desde Nueva Geroa hasta Batabanó y viceversa

Catamarán Río Júcaro que traslada a la GentedelBarrio desde Nueva Geroa hasta Batabanó y viceversa

Hola Gente!!!! Esta pudo ser una crónica de viaje matizada por el agotamiento y los avatares de una extensa travesía aunque siempre la jocosidad estampara su distintivo sello.
La entrada de un nuevo frente frío fue el presagio de lo que resultó luego un trayecto tortuoso.
Mientras estábamos sentados en el salón de espera en Batabanó, provincia de Mayabeque, aparece mostrando el mejor de sus ánimos Moraima, quien retornaba a casa tras someterse a una cirugía de mínimo acceso.
Nos alegró verla, su buen humor contagia, y desprejuiciada como es nos puso al tanto de lo ocurrido antes, durante y después de la operación.
Cuando abordamos la embarcación todo parecía en calma, pero el capitán de la motonave, al darnos la bienvenida informó que las condiciones eran adversas para la navegación.Previsores al fin, mi esposa y yo habíamos ingerido medicamento para evitar las náuseas provocadas por el bamboleo del catamarán.
Entre bromas, recuentos y expectativas emprendimos el viaje los más de 200 pasajeros, unos -como nosotros- regresaban a casa desde otras provincias o países, algunos después de participar en competencias escolares o reuniones de trabajo y otros tras visitar a familiares o asistir a consultas médicas.
No habían transcurrido aún 30 minutos después de zarpar, cuando se inició la odisea. El enfermero de guardia, resultó insuficiente para la cantidad de personas urgidas de sus servicios.
Esta no es una figuración trivial, la embarcación a partir de entonces se me antojó un pequeño frasco de cristal sobre el constante vaivén de violentas olas.
Más de uno perdió el brillo de su piel y los estómagos de la mayoría se rebelaron.
Frente a semejante panorama la convaleciente Moraima, echó a un lado sus lógicos malestares y, jeringa en manos aquietó a quienes resultaron presas fáciles del bamboleó, que solo cesó al desembarcar.
Una y otra vez la escuchamos alentar a los pasajeros, a quienes ofrecía en confianza una sonrisa, aunque luego volteara la cara para manifestar dolor…, claro, recuerden que solo había transcurrido poco más de un  día de su intervención quirúrgica.
Pensé, qué fuerte es, a pesar de su delgadez extrema y su proceso postoperatorio, aunque no reparé que es mucho más fuerte en ella su vocación de enfermera.
Nada, así, simplemente así es la GentedelBarrio.

Anuncios

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s