Una tizana por la poesía con la gente del barrio


Les diéremos que el cumple de Yumilka terminó por todo lo alto y duró hasta las tres de la mañana, menos mal que tuvieron el tino de bajar la música y cantar a medios tonos, pero no queremos detenernos en lo que ya pasó, ya vendrán otros cumple en el barrio y estaremos aquí para contarles, hoy es un día diferente… que por ser día especial dedicado en el mundo a la poesía no nos gustaría incurrir en cursilerías. Pero benditas las almas tocadas por la espiritualidad para cantar a la vida amén de que no pocos bardos hayan llegado hasta la inmolación luego de agradecer tanto al privilegio de respirar… qué terrible paradoja!!!
poesia

Repetimos, este es día especial y en el barrio una de nuestras gentes movilizó nuestro sentimiento hasta la conmoción. Se trata de un niño, que no sobrepasa los 10 años de edad, quien desde su inocencia habló en su lírica de quebrantos, quimeras y esperanzas. Divina edad para interpretar el mundo.
Todo ocurrió sin ceremonias ni etiquetas, las circunstancias propiciaron la necesidad de expresión de quienes poco a poco se sumaron al grupo para conocer la causa de aquella reunión informal, acompañada por una infusión casera.
¡Qué raro! No asombró a nadie que fuera precisamente la poesía la que tocara con su encanto el alma de los reunidos de manera espontánea en casa de Yumilka -promotora cultural por cuenta propia- justo cuando íbamos de regreso a casa.
De pronto los olores comenzaron a mezclarse en éter y el ingenioso Pepe dedicó al suceso que despabiló nuestros estómagos una ocurrente décima:

“Un día tío comilón/ llegó a una cafetería/ pidió una ensalada fría/ y diez panes con jamón/ se comió aquella ración/ como si con él no fuera/ y después una cafetera/ mediana de té caliente/ y le dijo al dependiente/ que la dosis repitiera”.

La risa rompió el hechizo y cada quien, después de un “¡hasta luego!” regresó a sus hogares. Los mayores como siempre a dedicarle tiempo a los quehaceres domésticos mientras los infantes, después de hacer la tarea escolar, fueron directo al retozo, solamente interrumpido a la voz de las madres que invitan a comer.
De la ternura a la jocosidad viajó el instante que disfrutamos hoy con nuestra Gente del Barrio y tú ¿qué nos puedes contar?

Anuncios

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s