Alegría, música, traguitos y sin protocolos


Hoy fue un día gris, la lluvia, tan necesaria en Isla de la Juventud, rompió el hechizo y alguno planes también…, la temperatura bajó de repente y el frío se coló entre las delgadas ropas para obligarnos a buscar refugio en todas las esquinas hasta que llegó la hora de regresar al Barrio y entonces, la magia regresó.
 Nos encontramos nada más y nada menos que con la celebración del cumpleaños de una de las vecinas más coloridas y amantes de la cultura general, ya se pueden imaginar los gustos y los disgustos musicales, pero ella lo disfruta y es así. A fin de cuentas, solo se celebra esa fecha una vez al año.
 No nos dejaron entrar a nuestra casa, enseguida «Hey vecinos, pa´ dentro que hoy es mi cumple» y nos vimos con un traguito y sentados en la sala de Yumilka hablando de cualquier cosa; mientras unos saltaban, batían palmadas al compás del ritmo de turno, otros entraban y salían a buscar algo que faltó y todo el que pasaba por allí, hasta por casualidad, era bienvenido sin necesidad de protocolo, invitación formal ni llamada telefónica para arreglar la visita y es que la gente del barrio es así, humilde y rica.
 En minutos la cuadra estalló y el tema “La Celosa” de Alexander Abreu y Habana de Primera la puso buena e invitaban a bailar dentro y fuera de la casa, si porque algunos no entraron porque piensaron que la ropa no era apropiada para la ocasión, pero dieron una cintuuuuura en la acera que pa´ qué?!!
Chachita y Mary ni se acordaban del pleito de ayer causado  por el juego de manos de sus hijos y tan amigas como siempre se invitaban a seguir el paso — muchas veces sin conseguirlo pero echémosle la culpa al angiologo, al parecer el problema de perder el ritmo es circulatorio ja, ja, ja— y Laurita y Niurka vinieron solas, tal vez pensando en el mismo muchacho, pero «echando un pie» como las primeras.

 Los niños, los de la familia de Yumilka y los amiguitos dieron una clase magistral de cubanía, movimientos y gracia que solo en Cuba se tiene desde que se nace para bailar cualquier ritmo y así pasamos como dos horas, entre traguitos, bocaditos, el salaitos pa´ picar y la buena música, pero nos fuimos a ver el partido final del III Clásico Mundial de Béisbol, evento que en esta ocasión tiene sabor al Caribe. Mañana les contamos como terminó el cumple de Yumilka con la Gente del Barrio.
Ahora, los dejamos para que gocen como nosotros con Habana de Primera y La Celosa:

Anuncios

Deje un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s